Cuando escribo

Letras forman palabras, las palabras oraciones, y éstas se convierten en párrafos.Párrafos que luego borro porque no me gustan.

De nuevo.Más palabras, más párrafos. Pero cada vez hay menos páginas.

Eso hago. Escribir y borrar. Y escribir y borrar una ves más. Pero las palabras apropiadas me rehuyen.Entonces, pienso en ella. Y escribo.

Sigo escribiendo, y las páginas se acumulan.  Escribo hasta que creo haber sangrado lo suficiente.Y así espero que este paroxismo termine. Así, quiero emanciparme de toda idea, imagen y sonido, que me la recuerden.

Pero aún siento dolor. Aún pienso en ella. En su cuerpo lejano, en sus labios y en sus ojos distantes.Sé que no sentiré esa piel. Sé que no besaré esa boca. Sé que esa mirada me pasará por alto.

Yo escribo, sangro palabras. Para que la idea de ella me abandone mientras lo hago.Pero página tras página, esa idea crece en mí. Ocupa mi mente y domina mi corazón.

En el papel los colores se hacen más brillantes. El cuerpo más liviano. La vida menos aburrida.Afuera yo sigo escribiendo. Gris, algo lugubre.

Ella ignora que hago esto. Ignora el efecto que tiene sobre mí.Ignora que en sus manos frías está mi corazón. Y que mi alma, cautiva en sus ojos, anhela ser vista.

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s